Bi Polar

martes, 8 de julio de 2008

Las oposiciones y la playa (I) / State exams and swimming in the sea (I)

.
Pues, en principio, no tienen nada que ver ...salvo que se coaligaron el 4 de julio (sic) de 2008.

En la comunidad autónoma que me ha tocado, nada menos que un tercio de la población activa forma parte del empleo público, es decir, que, en su inmensa mayoría, accedió a su puesto de trabajo mediante oposiciones. La iniciativa privada... ¿Qué es eso?

Como formo parte de ese tercio, contaré que, en su día, estuve estudiando un total de 6 meses, de los cuales 3 fueron de alta intensidad. Después de los sucesivos exámenes de entonces (prueba escrita, prueba escrita leída, ejercicio escrito de inglés con traducción y Use of English, encerrona y exposición oral), tuve la fortuna de sacar la correspondiente plaza de PES.



Hasta las oposiciones cambian con los tiempos. Este año he estado viendo exposiciones orales de aspirantes al cuerpo de Profesores de Enseñanza Secundaria; he vivido los nervios, la amabilidad de los miembros de los tribunales, la paciencia de todos, las horas intempestivas y el calor que se asocia a este tipo de exámenes. Y he estado a punto de fundar, una vez más, la Asociación de Novios, Amigos y Familiares de Opositores (ANAFO), que se reúne involuntariamente en multitud de ocasiones y que tiene mucho que reivindicar.

Reivindicamos salas de espera y ambiente propicio... Uno de los peores males son los comentarios desanlentadores de los enterados que, antes de entrar a realizar su prueba, cuentan a todos los que esperan cómo se prepararon en otras convocatorias, el calor insoportable que hace, la cantidad de puntos que llevan ya y otras lindezas.

He estado viviendo con una compañera estas situaciones y fantaseando con hacer de preparador. La prueba final tuvo lugar a las ocho de la mañana de una calurosa mañana ...un 4 de julio...

Hasta llegar allí, meses y hasta años de estudio y nervios que van creciendo. Recuerdo de jovencito la historia de un hermano de un amigo que estuvo, a sus veintipocos años, enclaustrado cuatro años con el objetivo de "sacar notarías". Recuerdo a mi hermano sin ver la luz del día nada más que un día a la semana. Recuerdo a mi padre ejerciendo de preparador de opositores durante incontables tardes. Recuerdo los esfuerzos de todos.

La meta debe ser que el Estado fiche a profesionales expertos, capaces de aguantar situaciones extremas como son las de perderse gustos y placeres con la idea de dar lo mejor de cada uno. Lo malo: apoltronarse en un trabajo vitalicio, pero el caso es que, en general, el personal funcionario desempeña su función con capacidad. ¿O no?

¡Ufff! A ver cómo le explica uno a un inglés términos como "opositar" y eso de que profesores, conserjes, bibliotecarios, oficinistas, policías, médicos, psicólogos, empleados municipales y casi todos los oficios pueden durarle al profesional toda su vida.

Mientras tanto, confiesen sus pecadillos: ¿Han opositado alguna vez? ¿Les han dado ganas de integrarse en la ANAFO? ¿Creen justo el sistema de oposiciones para que el Estado disponga de trabajadores cualificados? ¿Les tienen manía o amor a los interinos? ¿Son vagos los funcionarios? ¿Les gustaría pasarse al otro lado, o sea, formar parte de un tribunal y practicar un casting con los aspirantes? ¿Lo han hecho alguna vez...?

¿Qué tiene que ver todo esto con la playa? Lo verán ustedes en el correspondiente Continuará.

8 comentarios:

coxis dijo...

O sea que te ha tocado en un tribunal... Madre Mía, menudo papelón.

Recuerdo las opos como días absolutamente terribles, en las últimas (las que aprobé), me miré en el espejo del ascensor la mañana que iba a entregar los méritos y no me reconocía, tal era el tamaño y profundidad de mis ojeras...

En cuanto a que los funcionarios no damos golpe, pues hay de todo como en botica, ahora eso sí, no tenemos un jefe dándonos la vara...

Juan Pablo Herencia dijo...

A la Asociación de Amigos, Familiares... de opositores, me sumo desde ya, tan hermano de una y novio de otra opositoras me encuentro.
Fantaseado, pues sí. De hecho, es la segunda vez que presento "papeles", pago las tasas y, al final, me pueden más los placeres (que si un ensayo de teatro antes que una tarde de estudio, que si un rato de guitarreo con el grupo antes que una tarde de estudio, que si sexo antes de una tarde de estudio, vamos, cualquier cosa antes que una tarde de estudio).
Además, no logro quitarme de encima la opresiva idea de que sea un trabajo "para toda la vida". Angustia demasiado. Demasiado acostumbrado a no tener raíces, forjarlas ahora me cuesta demasiado.
Hacia tierras salvajes, sí, ya lo sé.

Un abrazo.

Breckinridge dijo...

Como superviviente de unas oposiciones me siento legitimado para pontificar un poquito.

Me encanta la idea de ANAFO, pero es un poco una contradicción en términos o, poniéndome fino, un oximorón. Porque el opositor no tiene ni novios, ni amigos ni familiares, sólo codos y culo. Menudo culo se le pone al opositor. Y no lo digo con concupiscencia, que bien podría, sino con lástima.


Cuento un secreto: a mí me salvó una hemorragia nasal bestial que hizo que se me quitasen los nervios porque sólo me preocupaba dejar de sangrar como un gorrino. Y aprobé.

Breckinridge dijo...

Ah, se me olvidaba. Hay funcionarios vagos y otros que no los son, como en cualquier trabajo. Las oposiciones son crueles como modo de selección, pero también lo es la academia de OT o las entrevistas en una multinacional, o las pruebas físicas para ser bombero. Bueno, eso también son oposiciones, imagino.

Bobby dijo...

Bueno, no creo que los funcionarios sean vagos, al menos no todos: los de la enseñanza es para quitarse el sombrero. Ahora, los funcionarios de ministerios, especialmente los relacionados con la cultura... tela, tela: LOS ARCHIVEROS Y BIBLIOTECARIOS SON LOS PEORES.
En cuanto a las opos... Polo, me confieso: despues de lo que uno pasa... quizá lo mejor es sufrir durante un tiempo, opositar, no deberle nada a nadie... y ya está. Por cierto, el video de Alaska genial... pero es que el de Martes y 13... mejor todavía.

Zara dijo...

Yo también sobreviví a las oposiciones y conmigo todos los seres que estaban a mi alrededor. De hecho aprobé el año que pensaba tirar la toalla pero mi madre me dijo "tú te presentas hasta que apruebes", ¿qué mayor aliciente que este para aprobar?. A la que sí hubiese apuntado en la ANAFO habría sido a mi tía, con la que vivía entonces, que se hubiese presentado diciendo "hola, me llamo Ana María y tengo una sobrina opositora que no quiere comer". De hecho perdí unos cuantos kilos que no me sobraban precisamente, de las ojeras ni hablamos y pillé una depresión que me duró un año. No creo que el sistema de oposiciones sea justo, aunque en realidad no viene al caso, porque sólo es un sistema de selección y como tal no puede ser justo. Además, el que busque justicia que se vaya a otro país. La gente que se presenta, en general, está bien cualificada, pero no te examinas para demostrar lo que sabes, sino para demostrar que está más cualificado que los demás, de ahí la estrategia de algunos "enteraos" que lo que hacen es minar la confianza del competidor. Otra cosa es cuando se hace tipo coladero. Tener manía a los interinos es de tener mal corazón. Están más puteados, menos considerados, les tocan los peores horarios, van de acá para allá si no tienen la suerte de pillar vacante y encima estudiando como bestias mientras trabajan. Yo he sido interina, sé de lo que hablo. Otra cosa son los "interinosapoltronadosenunavacanteporquetienendosmillonesymediodepuntos" o los que aprobaron en coladero, que conozco a más de uno, con un 2 en el examen. Me molesta mucho que se considere vagos a los funcionarios porque siempre me siento aludida. Desde luego en la enseñanza se trabaja con lo peor de cada casa, pero también hay algunos que de tanto rascarse la barriga saca las manos por la espalda. Cierto es (para el que se quita el sombrero) que en compensación tenemos muchas vacaciones, aunque nos las quieran quitar, igual que los fines de semana. Lo importante es tener contentos a los padres, sin tener en cuenta a los muchachos y que aprender tiene sus tiempos. Cuando preguntas "¿Lo han hecho alguna vez...?" ¿te refieres al tribunal o a otra cosa? Por si acaso, sí a los dos. Respecto al tribunal, además rizando el rizo porque fui convocada para el tribunal de viola de conservatorio, teniendo en cuenta que de este instrumento sé cómo es y que se lee en clave de do en tercera. Con estos básicos conocimiento allá que fui con la sensación de ser una impostora y sabiendo que el examinado sabía más que yo de largo. Y pasando frío, que era en Soria, nada que ver con los calores malagueños. Todo ello el primer año que, por fin, no tenía que presentarme a las oposiciones, opos para los amigos. Veía a los opositores y me veía a mí misma. Estaban donde yo había estado no hacía tanto.
Después de este testamento oposicionil, si tienes más dudas sobre el asunto estaré encantada de contestarte, incluso en persona.

cris dijo...

Veo que soy la única que no ha opositado, en mi casa me animaron cuando termine Empresariales, pero yo no quería ni oir hablar del tema, asi que opte por la empresa privada, donde los procesos de selección os aseguro que en ocasiones son complejos y nos hartamos a preparar test psicotécnicos....en el fondo son divertidos......
En cuanto a si los funcionarios son vagos o no,haré dos grupos;
1. Enseñanza: donde tengo un amplio circulo de amistades, y dire que no son vagos y no voy a hablar más
2. Resto; para mi desgracia los conozco bastante bien, me he ganado la vida lidiándolos, y aprendiendo a hacerme la encontradiza con ellos en cualquier lugar excepto en su mesa de trabajo, hablamos de cafeterías, mercado, restaurante....gym...etc...y he llegado a la conclusión de que vagos, vagos no son, son pobres de espíritu y el sistema es el culpable y se lo permite.

Dicho lo cual, y sacando el lado positivo a todo esto, he de decir, que yo les tengo que dar las gracias, ya que han domado mi caracter teniendo que hacerme más simpática y agradable.

Y en honor a la verdad, debo decir que los funcionarios de esta tierra al menos te reciben, porque los de mi tierra (castilla) encima les tienes que estirar la alfombra roja.

En fin que por circunstancias que no vienen al caso me había replanteado como opción la de opositar este año, pero ha sido un momento de inconsciencia.......seguiré del otro lado de la barrera......mientras que dure la empresa privada....aunque cada vez sea más dura su supervivencia.

hasta pronto, bs

Gunillo dijo...

Me siento a veces tan identificado con la letra de La Funcionaria....
Tanto aguantar tonterías durante tanto tiempo...y el día menos pensado me da la ventolera y me los cargo a todos, oich!
...
Oposiciones...madre mía, tengo el ejemplo de mi sister y sus opos de ocho años y me da el telele!!