Bi Polar

sábado, 18 de julio de 2009

Los noventa y los prejuicios / Nineties and Prejudice

.
Tentado estaba de entrar en la polémica de las décadas. Pero, por muy atractivo que resulte hablar de ellas -que lo es-, no tiene mucho sentido.

Para empezar, ahora nos vamos enterando de las características que definen a Los Ochenta porque antes era un batiburrillo en el que cabe la eclosión de nuevos románticos; los mandatos de Reagan, de Thatcher y del PSOE; la fama de Boy George y de Los Ronaldos; la fiebre tanto del heavy metal suavón como del funk hecho por blancos; la irrupción de la música anglosajona en España; el auge de los siniestros/gothics; la gracia de las Birmettes, y la autenticidad de Miguel Ríos. Algo tendrán en común cuando parece que cada uno de nosotros tiene una imagen más o menos clara de ese decenio.

Para terminar, ahora nos encontramos en una década que -por no poder concretar sus características- hasta ignoramos cómo llamarla. ¿Los Dos Mil? Ya me dirán ustedes cómo se refieren a ella.

En medio, algo conocido como Los Noventa. No vamos a defender ninguna década. Vamos a ver muy despacito un videoclip de esa época. Se trata de un filmació violento, repulsivo, agotador, gamberro y hasta guarro. Los intérpretes, The Prodigy. El cantante (a su izquierda), un tipo con un corte de pelo horrible. Y la canción lleva un título espantoso que viene a ser algo así como "Sacúdele a mi zorra".

Sí: el título es muy machista. Van a ver ustedes una filmación POV (¿ein?), en la cual alguien, consecutivamente, se prepara para salir de marcha, se atiborra de comida basura y de otras sustancias, ingiere copiosas cantidades de alcohol, se enzarza en broncas, visita un local ligado al mundo de la prostitución, conduce velozmente al tiempo que no deja de beber, mantiene relaciones sexuales y, al final... ¿Qué se ve al final?

Para no desvelar este último a los que desconocen el videoclip, debemos callarnos la opinión que puede suscitar. Sí podemos decir que estamos invadidos de tópicos y prejuicios. Y hasta tal punto es así que salta un resorte que nos fuerza a proclamar "Bah, eso no pasa en la realidad".

Por una vez, les invito a ver la peliculita completa y a exponer sus puntos de vista sobre el final de la misma...




Por supuesto, el videoclip fue apartado de la programación de las cadenas comerciales y, en su lugar, se promovió la canción con otro bastante más decente.

No sé si esto es representativo de Los Noventa. Según la wikipedia, sí lo es.
.

15 comentarios:

Breckinridge dijo...

Uno de los mejores vídeos de todos los tiempos. Y totalmente realista, sólo gente con muchos prejuicios dice que eso no ocurre en realidad. Deberíamos hacer entre tdos un listado de los mejores vídeos de todos los tiempos, ponernos de acuerdo unos cuantos blogueros para colgar el mismo día nuestro clip favorito de siempre y explicar por qué lo es...

No me gusta The Prodigy, no me gusta la canción, pero el vídeo me parece sensacional.

coxis dijo...

A mí me dejó mal cuerpo cuando lo vi en su momento y me sigue dejando mal cuerpo...
Hoy me siento un poco Candy Candy y quisiera pensar que no es tan realista como dice Mr Breckinridge...

Y qué miedo me dan los Prodigy.

polo dijo...

Sí: a mí también me resultan un poco erroríficos los Prodigy. Pero hay que agradecerles que atrajeron a la música dance/electrónica a público que era carne del rock más prehistórico.

Sinceramente, no veo realista la historia del vídeoclip, más que nada por el protagonsita de la misma...

No sé qué quiere decir Candy Canday. Me lo puedo imaginar.
Gracias a loR dosss.

Breckinridge dijo...

¿Qué no conoces Candy Candy? Mi madre estaba en-gan-cha-da y lloraba de una manera incontrolada a cada episodio. Claro, yo me tuve que enganchar también. Youtubea, Polo, y ya verás.

Dos cosas. El vídeo es realista hasta cierto punto. Me fui a vivir a Londres en aquel momento y os aseguro que en la ciudad había (y yo diría que sigue habiendo) una agresividad y una violencia soterrada brutal. Los Prodigy dan muho miedo hasta que te enteras que van a por la pela y nada más, como todos.

Lo segundo es que se me olvidó decir en mi anterior comentario que precisamente en Londres, al inicio de la década, alguien dijo que habría que llamarla "the noughties" (por lo de "nought"). A mí me gusta, pero no ha cuajado. Me temo que se quedará en los dosmil, que es horroroso.

theodore dijo...

Con Prodigy me pasa como con Chemical Brothers o Coldplay. Me caen mal y quiero que no me gusten, pero me acaba encantando (casi) todo lo que hacen. "Girls" te pega mucho, polo pío.

Este vídeo es una obra maestra. Me da igual que represente o no una época o un movimiento o un meneito, es fabuloso.

Candy Candy es mucho más terrorífico.

theodore dijo...

Ah, me encanta "the noughties"!!!

coxis dijo...

laguna Candy Candy solucionada, pase usté por mi humilde blog s'il vous plaît

Juan Pablo Herencia dijo...

Os animo a ver el polémico vídeo de los Justice titulado Stress (http://www.youtube.com/watch?v=GsmzNB_eXek)y hablamos de violencia. Por supuesto, son actores, pero tras trabajar en un centro de menores y escuchar los relatos de mis chavales... me lo creo bastante. El vídeo que os propongo es francés.

Sobre los noventa, larga vida, aunque tengo la impresión de que, mientras más va pasando el tiempo, peor música voy descubriendo (salvo gloriosas excepciones), aunque sigo sin reivindicar a Bruce Springteen o a Dylan, que ya está pesada la cosa.

polo dijo...

Veremos el video propuesto ...cuando se puda, que ahora estoy en medio´l campo y no se oyen sino los pajaritos y las motos.

Está bien: peor música vas descubirnedo. Rompiendo tópicos. Pero no sé por qué me ha dado por recuperar los noventa, que, por cierto, es la época de tu adolescencia, ¿no? (Suponiendo que ya la hayas superado, jeje)

Zara dijo...

Ya hace unos días que he recuperado la lectura de tu blog y supongo que pensarás que por qué no he hecho ningún comentario (que sé que te gusta). Directamente, no doy el nivel, la mayor parte de las veces no sé de qué estás hablando y con los comentarios ya ni te cuento, no me entero de nada. Creo que cada día que pasa sé menos de todo, que ya es triste. Hoy voy a throw the house through the window, aunque sólo sea por saludar, entre otras cosas porque, quizá, te vea mañana, supongo que si a Cris se le pasa el enfado por el gran olvido que tuviste ayer. Ya puedes tener una buena excusa.
Respecto a las décadas os veo muy animados pero creo que respecto a los noventa y los ceromil, que sería lo que estamos pasando ahora, yo no tengo perspectiva pero tenemos un afán por clasificar excesivo. Si te sirve de consuelo no tenemos la culpa, esto viene del XIX.
Por cierto, con la presentación que hiciste del vídeo, por mucho que quisieras dejar una intriga para el final, no me animo a verlo, ya me parece demasiado siniestro sólo con pensarlo. Este año me he dado cuenta que lo siniestro me sobrepasa y sí, Candy Candy también es bastante siniestra, no llega al nivel de Walt Disney pero se acerca. Respecto a la violencia considero que vivimos con demasiada violencia alrededor, respecto al tema tengo auténtica fartura. Si quieres algo propio de los 90/00 y si no la has visto te recomiento Funny Games de Michael (por favor, no pronunciar Maikel que es austriaco) Haneke, el que gano Cannes este año, pero la versión del 97, que la hay del 07 versión americana. No sólo es violenta, es que además mide la violencia que somos capaces de aceptar. Bueno, cualquiera de Haneke te pone los pelos de punta, entre otras cosas porque te implica en la narración.
Ya me contarás.

Polo dijo...

Zara: gracias por volver. Y gracias por el consejo.

Hanecke: conozco la maravilla de La Pianista con una Isabelle Hupert sensacional. Una obra maestrísima.

Qué lástima que no te animes a ver el fínal del vídeoclip de Prodigy porque es sorprendente y rompe las imágenes anteriores.

Es verdad: nos vemos muy pronto en cierto cumpleaños... Antes de leer tu comentario ya la había felicitado. Díselo para que no me degüelle...

Bobby dijo...

Yo también vuelvo Polo! no sé si es realista el vídeo... pero es que la noche no es realista.
Cuando hablabas de los 90s y luego engarzabas cno el final del vídeo, me surgía una palabra: postmodernismo... no creer en ninguna verdad, todo es en función de cómo se vea... es una de las cosas buenas/malas que nos dejaron los nineties.

Polo dijo...

Gracias por volver, Bobby. Solo falta tu más que interesante blog. Sí; el vídeo es el descreimiento absoluto.

Nota a todos: ¿han visto, al final del clip, quién es el protagonista de la historia? ¿El cafre? ¿EL drogata? ¿Quién es? Se ve en un espejo.

Bobby dijo...

Polo... ya no se puede ver el vídeo! quién era? Reagan?

polo dijo...

Lo revelaremos: es una chica.