Bi Polar

domingo, 26 de julio de 2009

Patricia (II)

.
[Se ruega pulsen sobre la tecla que tiene forma de triángulo cada vez que la vean]



Patricia llevaba un año viviendo con su novio. Quienes conocían a los dos pudieron seguir una evolucíón en sus rostros que dibujaba una convivencia alegramente asumida con la emoción de la mudanza en los dos primeros meses y que, finalmente, pasó a ser la expresión de una pareja joven normal y corriente a medida que todos los muebles encontraron su sitio.

Al cabo de un año de convivencia, un hombre que Patricia tenía por muy apuesto, muy educado, muy atento y muy agradablemente lisonjero para con ella invadió los intereses afectivos de la chica. Y, en un arranque de audacia, Patricia planteó sus dudas amorosas a su pareja... Y su marinovio aceptó la nueva situación. Patricia se mudó a otro piso ella sola (lo que, en realidad, dice siempre haber querido) y empezó a recibir, más que emocionada, las visitas de Fernando, aquel hombre tan interesante.


Al medio año más o menos, las visitas de Fernando empezaron a hacerse menos habituales, lo que provocó en Patricia todavia más interés por él tanto afectivo como sensual . Patricia confesó a una amiga que ese era su Gran Amor, que podía pasarse toda la vida mirándole, pero que el tal Fernando sentía un amor ciertamente pequeñito y que ya no sabía qué película buscarle ni qué regalo hacerle ni qué destino de un viaje sorpresa encontrarle para volver a encantar a su Gran Amor.

Y Patricia se encontró sola y lloraba aunque fuese sin lágrimas; de hecho, seguía sonriéndole a todo el mundo, fiel a su carácter. Se acordaba de su antigua pareja con pobre indiferencia. Ya había vivido esa situación anteriormente en el otro lado y, una vez, escuchando la voz de Marc Almond cantando "Torment", le dijo a sus amigas: "Otra vez a empezar de nuevo". Sí: había pensado proponerle a Fernando que no la visitara más.



¿Se han sentido ustedes Patricia alguna vez? En esta ocasión, el sensualista se pone melodramático y afirma solemnemente: Qué difícil es vivir, sobre todo, en el terreno sentimental. Ve a pocas familias felices de continuo, y oye a hombres y mujeres quejarse de su pareja ante sus amigos y aun ante desconocidos (parece que queda bien eso) o mintiendo bellacamente sobre lo maravilloso que es su significant other.

Ve gente sola que busca afecto en páginas de Internet. Ve personas en febril búsqueda de horas de sexo con amor o sin él. Ve a amigos suyos atormentados por parejas que no parecen tener tiempo para quien les adora. Y se ve a sí mismo como uno de tantos que aspira a lo que, lo más seguro, no disfrute nunca.

11 comentarios:

coxis dijo...

No me he visto en situaciones tan drásticas como la de Patricia, lo que sí me ha pasado es (en los dos roles) estar en una ¿relación? donde uno de los dos está más interesado que el otro.

Y se pasa mal... Pero te curas y se queda en un recuerdo dulcificado por el tiempo. Y si además estás en otro momento vital en el que eres infinítamente dichoso pues ya ni te cuento

Qué bonita es "Say hello, way goodbye", siempre me pone tontorrón, incluso llorón.

Buen domingo.

polo dijo...

Gracias, coxis. Ahora me ha dado por pensar lo difícil que es llevar la vida sentimental sin problemas... O de sortearlos con alegría.

"Say Hello, Wave Goodbye" es eterna o algo así. Oyéndola dice uno "Si es que hasta merece la pena sufrir". Aunque, como tú insinúas, lo bueno es haber sufrido.

Las canciones de Marc Almond le van muy bien al tema. Esta vez quería que escucharais "Torment", de Marc and the Mambas. No me gusta llamar la atención hacia las letras, pero ahí va a tener que haber una eRceción.

Breckinridge dijo...

La única pareja seria que he tenido es la que tengo, que ya me dura casi 12 años, y tan contentos. Es cierto que hay mucho engaño en las relaciones de pareja, en el amor, en la vida sentimental. Suerte que tenemos la poesía y las canciones, que nos cuentan que a otros les pasa lo mismo, que otros están mucho peor que nosotros.

Reconozco que tengo una suerte increíble y envidiable. Había renunciado a encontrar una pareja verdadera, duradera, basada en el amor genuino, de polaridad compatible. Cuando había abandonado toda esperanza, cuando ya no buscaba, cuando había decidido seguir con una vida de aquí te pillo, aquí te mato (que no es mala vida, ni mucho menos), apareció. Siempre he pensado que el secreto de nuestra longevidad está en que hicimos el recorrido contrario al habitual: el principio fue difícil, el primer año de convivencia muy complicado, la adpatación de un hombre adulto con la vida hecha a otro en las mismas ciscruntancias (y que encima renunció a parte de su vida profesional) irritante. Pero los roces se diluyeron como lágrimas en la lluvia... and here we are.

Marc Almond es insustituible, ya sea en Soft Cell (Say Hello es mi ultrafavorita, el estribillo me pone los pelos de la espalda de punta), con los Mambas o en solitario.

Aprovecho y te pregunto, aunque desvele el contenido de un post próximo: ¿Tienes su versión de "Anarcoma"? ¿Sabes si existe vídeo clip de la canción? Estoy preparando una entrada sobre la heroína de comic del mismo nombre (iba a ir en la serie "mitos eróticos" y me dio corte, qué pensaríais de mí) y la canción de MA es pieza fundamental, porque de hecho es casi la única referencia a Anarcoma que se encuentra en el ciberespacio.

Al leer eRceción en tu comentario, he leído erección. Soy lo peor.

polo dijo...

Gracias, Breckin´, por contentar extensamente.

A lo mejor el secreto está en abandonar toda esperanza, eRdecir, dejar de construirse mundos ilusorios y, con perdón del topicazo, disfrutar lo que (no) se tiene.

Por ahí tengo el "Anarcoma" de Marc Almond, casi tan divertida como el cómic de ¿Nazario?. Veo difícil que esté en video, pero quizá te pueda ayudar proporcionándote comentarios del mismo Marc sacados de las biografías que conservo de él. Ay, nuestro Marc.

Breckinridge dijo...

Ay,qué nervios!! Pues si me puedes mandar un MP3 con la canción y algún comentario sabrosónd e su autobiografía te lo agradeceré infinito (y mis/nuestros lectores también, pues enriquecerá mi texto, que es muy guarrete, sobremanera.

Qué razón tienes. Hay que disfrutar de lo que se tiene, sin tampoco falsas resignaciones, haciendo que funcione. Una cosa esta clara: una pareja requiere trabajo y esfuerzo constante, aunque haya una base de maor muy sólido. Si ambos no ceden, no trabajn juntos y no crean juntos un espacio vital común y un modo de vida, poco hay que hacer.

theodore dijo...

Existe "Patricia (I)" y me lo he perdido?

Yo he tenido tres parejas "serias" y a temporadas he llegado a sentir eso del "Two hearts beat as one", pero nunca he conseguido que durara. Me llevo un puñado de buenos recuerdos y experiencias, que es lo que importa.

Todo lo que dice Marc Almond está bien dicho. Pero lo que dice el Sensualista es ambiguo: "Y se ve a sí mismo como uno de tantos que aspira a lo que, lo más seguro, no disfrute nunca" A qué se refiere, exactamente??? ;-)

Melodramatic kisses.

Polo dijo...

Gracias por tu visita comentada y tus melodramtic kisses.

Buscando, buscando, se encuentra Patricia (I) - nombre para historias de desamor... Ya sé qué queda tristón...

Estuve tres horas intentando localizar un enlace con el temita "Patricia" de mis queridísimos ciëlo, pero fue más que imposible.

¿El final? Que a sensualista a veces le da por pensar que no va a encontrar jamás otro amor parejero [no pasajero ni... pajero, ;-) ] y le da penilla o lo asume.

Es que este texto es tristón, pero no quería bañarlo de retóricas lloronas.

Zara dijo...

Menos mal que tienes unos amigos bloggeros que ponen algo las cosas en su sitio. No te has puesto ni melodramático ni tristón. Directamente te has puesto ñoño. ¿No pensarás, a estas alturas de la vida, en el Gran Amor De Tu Vida? Creo que confundes la realidad con la ficción. Bien claro te lo ha dicho Breckinridge, una relación hay que currársela,y yo te digo, no hay un modelo estándar de relación, ni todo el mundo busca lo mismo, y el no buscar lo mismo no es ni bueno ni malo ni similar. Dios, que daño ha hecho la moral judeocristiana.
Yo que tú empezaría cambiando los cristales con los que ves las cosas, porque me temo que lo que ves a tu alrededor está pasado por un filtro de agujeros muy, muy, muy, muy pequeños. Silly thing, the just.

Polo dijo...

Diálogo extraído de una película francesa:

"Creía que usted estaba enamorado de mí"
"Pues no. Lo siento. ¿Por qué piensa así?"
"Es que veo mucho cine".

Pues eso es lo que le puede ocurrir a sensualista: que ha visto muchas películas ...además de la (des)educación judeocristiana.

Gracias, Zara.

Bobby dijo...

Y es malo ver cine y soñar? Pensar, imaginar y esperar es bueno: nos hace creativos. O los sueños deben ser arrojados a la basura? La cuestión es no separar los pies demasiado del suelo y, a la vez, no conformarse. Polo, hacía tiempo que no leía post tan directos, se agradecen!

rosa ortiz dijo...

Yo sólo voy a opinar sobre lo que ha comentado sensualsta acerca de las críticas mutuas de las parejas en corrillos de amigos/as.
En todo hay niveles, pero no me parece tan mal síntoma que uno/a se queje de vez en cuando de lo güevón que es mi Alberto, de que a Rocío no hay manera de pillarla con ganas, de que Mario ronca como un jabalí de 300 kilos y que encima no lo rconoce, el jodío...
Bueno, todos tenemos que desahogarnos, la relaciones son complicadas; estoy de acuerdo en que hay que currárselas, pero sí creo que debe haber una base de afinidad y química sobre la que empezar a trabajar. Y el trabajo es de dos; cuando sólo uno es consciente de que hay que echar alguna hora extra, mal asunto...
Y ls que se jactan de tener una pareja maravillosa... ¡qué bien para ellos! O bien es verdad, o bien se lo creen, que, no nos engañemos, a veces pesa muuuuucho.
Encantada de conoceros a todos los asiduos a sensualista; algo me da que yo también voy a empezar a serlo... Bsitos