Bi Polar

domingo, 25 de noviembre de 2007

Descanso / Resting





Ha pasado tanto tiempo que toca hablar de LA PEREZA. Hasta un viejo partido político del siglo XIX proponía como uno de sus postulados la lucha contra la pereza. Un dolce far´ niente tiene cierto prestigio... Pero ¿a alguien le gusta que le llamen vago?

Después de una semana anterior de lo más movida (las que vienen también lo serán), ayer fue uno de los días más perezosos de mi vida. Y, por favor, ¡fuera culpabilidad por una vez!

Por eso no escribo de nada y procuro no pensar demasiado. Ser correcto, atender los deberes inmediatos sin prisas y no agobiar a los demás.

Perdónenme: estoy vago. ¿Les pasa a ustedes alguna vez? Respóndame brevemente; no malgasten su descanso. Besos tranquilos...

8 comentarios:

Isabel Pérez dijo...

veo que estamos todos un poco cansaillos, no? tenemos todo el derecho de hacer el vago, en mi caso ahora es casi mi objetivo número uno, pero entre unas cosas y otras lo voy postergando, aunque de forma intermitente ya lo voy consiguiendo, ;-)
Qué tal quedar un día para no hacer nada,

Polo dijo...

Creo que habéis captado el mensaje. En un texto que defiende la pereza, lo suyo es no hacer nada. Ni siquiera contestar...

Gracias, Isabel.

Buááá (no obstante).

coxis dijo...

yo llevo un día perezoso por narices porque estoy enfermo ¡en puente! ¡con fiebre! ¿no es para darme de palos? he estado viendo un concierto de Madonna, escuchando la radio y mucho pero que mucho sofá...

Migue dijo...

Gracias por el post Polo. Descargas mi conciencia.

Marianma dijo...

Querido Polo; en alguno mis de post me he definido como la "cigarra cantaprados", parangón de la pereza y la dolce vita del mundo de los insectos, es la contrapartida de la laboriosa homiguita. Por tanto, se de qué hablas. La pereza no es buena, es un pecado capital, es una actitud que inmoviliza, primero físicamente, luego intelectualmente y luego psicológicamente...y todo esto lleva a una situación sin sentido.La pereza no es buena, ¡seguro!. Pero no hay que confundirla con descanso. Hay momentos en los que tenemos que parar y descansar, tomar fuerzas para hacer todos los planes cumplir todas las obligaciones y supererar las desilusiones.
Ya ves, hoy estoy triste, pero no perezosa; ¡curiosamente! Besitos

virginia dijo...

Esta pensando en llamarte para vernos durante estos días. Sin embargo tus palabras me relajaron tanto que prefiero dejar de pensar. Seguro que coincidimos en algún sitio y podemos irnos a hacer el vago juntos.

cris dijo...

lo primero feliz año nuevo y que el 2008 te traiga todo lo que le hayas pedido
y lo segundo es donde esta el artículo de diciembre???
pero bueno aún estamos con la perezaaaaaa?????jajaja
Tus lectores esperamos tu articulo, no nos defraudes.....
gracias por escribir,
cristina

javier dijo...

La pereza es la madre de todos los vicios.

Y como madre, hay que respetarla.

¡Cumple con tu deber ! ¡haz lo que te dé la gana !