Bi Polar

miércoles, 16 de junio de 2010

Exámenes, controles y pruebas . . . . . . . . . . . / Tests, Exams and Examinations

.
Después de aprobarlo todo, no he tenido tanta alegría como pensaba. Este fenómeno me sucede todos los años. Más que alegría, es una gran felicidad que me invade dulcemente.
S.D.

Es una cita muy sensualista que al Sensualista le ha gustado de toda la vida. No decimos de quién es; lo dejamos en las iniciales porque lo que vale es la idea independientemente de a quién se le ocurrió.

También es época de exámenes y de ellos hablamos procurando cumplir con la prohibición (sic) de hablar de trabajo en esta especie de blog. Se trata de 4º de Francés de la Escuela Oficial de Idiomas. La profesora ha dado unas clases llenas de seriedad, gracia, cultura y dardos inteligentes. La lectora ha inundado de juventud, carillas, perspicacia y diversidad una hora a la semana. Los compañeros han demostrado madurez, compañerismo, simpatía y voluntad. El examinando ha estudiado como hacía mucho tiempo y ha obtenido su satisfactorio Apto.

Después viene la frase: una sensación de feliz alivio. No es explotar dando saltos de alegría -recordemos que ese sensualista se siente ajeno a las grandes demostraciones sea de júbilo sea de congoja. Es una paz -con subida de ego incluida- que anula la mala noticia del día, que ya queremos olvidar cuál era.

Así de pronto, uno recuerda como importante el examen de ingreso en la Escuela de Traductores e Intérepretes (ex EUTI; ahora FATI, je je) porque no se sabía cómo iba a ser esa cosa llamada examen de inglés y de italiano. ¿Cómo no acordarse de las oposiciones por las que ha pasado medio sur de España? Ahí también cuenta la suerte y la oportunidad.

Quizá el examen más meritorio fue la prueba del temido Proficiency,
coincidiendo con treinta personas preparadas todas ellas en la Academia Británica para tal evento excepción hecha del sensualista, que se pasó más de dos meses viendo en su VHS una y otra vez los mismos noticiarios en inglés presentados por Peter Jennings (¿recuerdan?) -porque hace más de diez años las masas no disponían de interné, ni de deuvedés ni de televisión vía satélite. Más de dos meses evitando toda lectura, audición y visión en otro idioma que no fuera el de Shakespeare. Después, la gran satisfacción: una brillante A. No podía ser verdad, pero lo era, tras superar una comprensión escrita que ya conocerán ustedes a su debido tiempo.

Sn embargo, difícilmente encontraremos canciones que traten de exámenes y mucho menos de oposiciones. Como dijeron que los PetShopBoys que el título del (magnífico) disco que le hicieron a Liza Minelli tenía ver con los resultados de una prueba, les dejo una canción de tal maravilla, pero...




Pero no: aún después de pensar un rato, no damos con una canción que trate de exámenes. Al final va a ser verdad que La música pop refleja la realidad tal y como NO es (Tampoco les diré quién pronunció tal perla). Ahora viene lo peor: que tampoco nos acordamos de películas centradas en el insondable mundo de las pruebas de evaluación.

Ya dedicamos aquí un texto a las oposiciones. Hoy, a los exámenes en general. A partir de este momento, les toca a ustedes: cuenten, si tienen a bien, sus experiencias en oposiciones, sus recuerdos de esos exámenes de BUP (perdón, de Bachillerato), aquellos tiernos controles de la EGB (o Primaria), las fatales suficiencias o recuperaciones de septiembre en las que todo se juega en unas pocas horas de un solo día, o incluso las partes teóricas y prácticas necesarias para adquirir su carnet de conducir.

O expláyense con relatos de sus aventuras o desventuras en las que las chuletas tienen un papel protagonista. ¿Que no? ¿Que nunca jamás utilizaron chuletas? Ah, ¿que nunca pasaron nervios antes, durante y después de un examen? Ya veo: que algunos de ustedes opinan que los exámenes no sirven para nada.

Desde luego, para componer canciones o rodar películas, no tienen gran utilidad. Hasta que alguno se acuerde de una letra o de una peli que trate del tema. De uno de los 9 temas que entran, claro.


No tiene absolutamente nada que ver, pero es casi obligatorio
disfrutar esta obra de acción, amor y absurdo.
De lo mejor del año. Viva Chile.

.

24 comentarios:

theodore dijo...

A ver si veo pronto La Nana, que la recomiendan vivamente por todas partes. Incluidas tus partes (!). Y mira que llevo un buen rato dándole vueltas a canciones o pelis sobre evaluaciones y nada. Salvo alguna escena de exámenes del niño o niña o joven o jóvena de la casa (tipo LOL o algo así), centrado en el asunto no parece que haya nada. Pero tiene que habel-lo. Ni canciones. Bueno, hay una "In the opposition" de Armaggedon Clocks, pero evidentemente no tiene nada que ver, jajaja.

¿Tal vez "Opposites Attract" de Paula Abdul como oda al romeojulietismo opositor? ;-)

Enhorabuena por todos tus numerosos y rotundos triunfos. Y por querer compartirlos, corasón.

Besito A Besito.

polo dijo...

"In the opposition"? Ja, ja. De tus partes viene el in-genio. Pero, ¡carambita! ¡Mira que no haber ninguna copla sobre algo tan crucial para tanta gente como son los ersámenes!

¡Mira que me caía/cae bien Paula Abdul (sale en Bruno, película inolvidable) y era chula esa otra canción que no trata de ersámenes!

De películas, nada de nada. ¿Ni sobre el carnet de conducir? Pues tampoco. Tampoco vale El libro de derecho administrativo /
sigue en la pagina número seis, cantado por...
Un pingüino en mi ascensor.

Al final va a ser verdad que 'La música pop refleja la vida tal y como no es'. Lo dijo M.
.

theodore dijo...

Bueno, ahora que caigo, en la MARAVILLOSA "El primer día del resto de tu vida" había una escena muy divertida con carnet de conducir por medio... algo es algo.

No olvides que en esta tierra tan nuestra se dice "Un pingüino en mi asSenZor", como "Dansa Invizible" o "¿Qué le debo? Sientoveinticinco, por favor", jejejeje.

And then some.

polo dijo...

Vale, thedoro, gracias por la mención a esa maravilla que es El último día del resto de tu vida. Nos falta que la película o la copla en cuestión esté centrada en aprobar un examen. ¿Tan difísil es? Pozí.

thefirstsquirrel dijo...

Iba a comentar la entarda, pero "Opposites Attract" me ha distraido. Me enloquece. Paula Abdul forever total.

Tengo que reconocer que no he suspendido ni un solo examen en mi vida salvo el teorico de conducir, y me alegro ese suspenso. Por no ser rarito del todo, mas que nada.

No se me ocurren canciones, ya lo he comentado antes en Squirrel. Las Chicas de Colegio de Mama, algo de Grease, el video de Hit me Baby One More Time. I Don't like Mondays de los Rats. The Wall de los Floyd. Seguro que hay alguna letra de Jose Maria Cano que menciona examenes, seguro.

polo dijo...

Oh, squirrel, gracias por comentar tu experiencia personal con exámenes. Así cualquiera: como nunca has suspendido ninguno, no hay nada espcial que recordar. Bah el teórico de conducir: qué poca cosa.

¡Envidia que me das! Lamenté muchísimo suspender el examen para ser traductor jurado. Hace muchos años y todavía duele: me pasé dos o tres meses en Madrid, estudiando algunas historias que no me gustaban nada, estaba en mi idolatrada capital pero no podía disfrutarla como hubiese querido y mis papás se gastaron una buena pasta en aquello. Tal vez la vida habría sido muy distinta de haber aprobado.

De las canciones que mencionas la que veo más relacionada con exámenes es "I Don´t Like Mondays", de The Boomtown Rats.

Me acuerdo que, con la moderna (sic) ley de Villar Palasí de 1970, llegó la moda de las fichas de evaluación, guardadas en cuadernos de 4 anillas tamaño cuartilla, que me gustaban. Pues, con eso de las fichas, había controles en lunes alternos: no había manera de descansar ni de dejar de odiar los lunes. Just another manic Monday: I wish it was Sunday...

Muy bueno lo de José María Cano. Sigo dudando si la palabra "examen" habrá aparecido en alguna canción. La frase 'La música pop refleja la vida tal y como no es' la pronunció en Madrid en 1985 el cantante -pelo siempre corto- de un afamado grupo británico...

Margaret Dumont dijo...

Llámenme friki pero me viene a la cabeza una chica yeyé (más bien niña yeyé) llamada Alicia Granados que tenía varias cancioncitas escolares. Pero sobre todo recuerdo la que dedicaba a su profesor, del que se enamoraba tiernamente: "Profesor, tú no lo sabes pero has causado en mí gran impresión / Has logrado que padezca taquicardia mi corazón" jajaja... Luego le decía algo como que si hubiera sido feo y viejo habría sacado matrículas de honor. He descubierto que Alicia tiene un Myspace, por si quieren deleitarse.

Yo sólo me hice una vez en la facultad las chuletas de las empollonas: unos minúsculos papeles con 4 palabritas que te ayudan a desarrollar ideas. Me pilló un profesor que afortunadamente me conocía y me regañó con cariño, "esos papelitosssss". Otra vez me agaché, sentada al final de un aula de exámenes, para coger algo del bolso y descubrí que había desaparecido de la vista del profesor así que tranquilamente me puse a mirar apuntes y conseguí arañar un 5.

Poco más recuerdo de actividades delictivas para aprobar exámenes. :)

theodore dijo...

Coñe, claro, que me acabo de acordar... Mecano tiene una que se llama "No me enseñen la lección". Creo que no va de exámenes, sino de la rebeldía juvenil intrínseca e inquebrantable (ingreblantable?), jaja. Un coñazo, vaya.

polo dijo...

Ahí está teo de oros a tiempo. Una vez revisitada (¿habrá palabra más pedante?) la letra de (¡glubs!) "No me enseñen la lección", sus contenidos no pasan de un "Me aburro, me quiero ir de viaje, qué mal estoy", etc. Nada de ersámenes.

Atento lo que aparece en la letra dentro de las primeras webs en que sale:

Oh!, entra el profesor, / te va a preguntar, / viene hacia ti. / Tu vas a estallas, y digas...

¿Usted lo entiende? Debe ser un We don´t need no education a lo mecano. Enough said... Je,je.

¿Por qué Roxy Music es un nombre tan, tan bello que lo seguiría siéndolo aunque hicieran música mala?
;-)

polo dijo...

Ay, qué chachi, Margaret, que ya nos animamos a contar experiencias personales.

Me acuerdo de Matrícula de honor, de Tequila, que, ahora en 2010, resulta que eran buenísimos cuando, en aquel lejano entonces, se tenía por un grupo de niñatas de los que se reían los enterados de la época, tanto la vieja guardia pinkfloydiana como la vanguardia punkmoderna. La portada de ese álbum de Tequila no podía ser más... pedagógica.

De las que me acuerdo, la letra de Matrícula de honor de Tequila es la que más se acerca a hablar de un examen:
Matrícula de honor nunca voy a sacar, dice, pero la idea central es que Un dia en el colegio es un muermo total!!, o sea, me aburro, los profes son unos viejos, nena llámame, etc.

¿Alicia Granados? Gracias por la aportación. Parece que la expresión matrícula de honor atrae a los musiqueros; también le gusta a tu Alicia Granados. Por desgracia, en la enmarañada red no resulta fácil encontrar las letras de sus canciones. Con tiempo, veremos su myspace.

Sobre las actividades delictivas, felicidades por ese 5 pelao pero supongo que gratificante. Confieso mis pecados: en la EGB este que les escribe hacía uso de las chuletas sencillamente porque disfrutaba de fama de empollón (excelentes notas anteriores, familia respetable, modales casi exquisitos) y, claro, no iban a sospechar de un chico tan aplicado.

Algunas chuletas las preparaba tan bonitas (con perdón) que sus contenidos se me quedaban en la memoria y no me hacía falta recurrir a ellas. Otras veces me beneficiaba de ellas y lograba importantes éxitos. Me acuerdo que en Lengua Española -materia muy dada a repetir los mismos temas cada año- jamás pero que jamás de los jamases me aprendí el cuadro fonológico de las plosivas, africadas, oclusivas (un poco fnar), labiales (más fnar), interdentales (más que fnar)... Siempre tenía el cuadrito preparado en una hojita que hacía milagros.

Años más tarde, para las oposiciones -ya salieron- me tuve que aprender de memoria y al dedillo tal cuadro ¡y me gustó mucho! Son muy de idiomas y explican muchos fenómenos de la pronunciación, o sea, las tonterías que me gustan.

Vale, ya me callo, Margaret. Mi más sincera bienvenida a esta cosa que llaman blog para quien posee una cultura musiquera pop más que amplia y para quien es responsable de un más que atractivo cadaunosurazón.
:-)

Zara dijo...

Yo he sacado desde el 1 hasta el 10, de toditito, y cuando mi madre me pregunta ¿qué tal el examen? siempre contesto lo mismo, fatal. Una que es así de optimista. Con uno de mis últimos fatales saqué matrícula de honor. He suspendido de todo, EGB, BUP,conservatorio, universidad, examen de conducir, oposiciones... y lo que me queda. También he aprobado de todo, claro. No me pongo nerviosa, me pongo histérica, lo que en los exámenes de piano es muy malo porque no es muy conveniente que te tiemblen las manos. Sólo hice una chuleta en mi vida, la de los países y capitales de África, cayó América, así que desistí para siempre, demasiado esfuerzo para semejante fracaso.
No sé de ninguna canción sobre exámenes pero sí de un par de vídeos sobre el asunto. Uno es de Mr. Bean, muy idiota, claro, haciendo un examen de matemáticas. Otro me lo reenviaron y se titulaba algo como ¿Sabe usted quién soy yo?. Está en www.ojoalmanojo.net y ahí se titula Mi Dios. Respecto a películas hay una loca academia de conductores, de esas típicas películas americanas de humor idiota en el que un grupo de conductores más allá de espantosos tienen que volver a sacarse el carnet de conducir. De todas formas pasar un examen es como ir al dentista, por muy bien que vaya estás deseando salir ¿cómo vas a querer verlo en la pantalla? Eso sería masoquismo ¿o no?

Zara dijo...

Por cierto, no sé si me pasaré por ahí este verano. No me han invitado.

Zara dijo...

Oye, tú tienes aquí casa cuando quieras. Sólo tienes que avisar.

polo dijo...

Gracias, Zara, por tus intervenciones. He aquí a una persona normal, que aprueba unas cosas y suspende otras...

Habría que celebrar un concurso de chuletas si es que no se han hecho ya. En general, creo que se ha perdido un poco de arte aunque puede que yo no las vea y, precisamente por eso, son más eficaces.

A lo mejor has dado con la clave que explicaría la ausencia de canciones y películas sobre exámenes. Me refiero a una de estas dos manifestaciones centrada en el examen.

No vale el (excelente) comienzo de Tesis, cuando Ana Torrent comprueba su nota. Es lo que más se parece a la realidad.

Te agradezco tu invitación. En su debido momento expondré en el blog el destino viajero de este verano; no creo que vaya a tener más desplazamientos, pero gracias, Zara. Por desgracia, nuestra amistad común -de las no virtuales- aparece poco últimamente.

MARIELA dijo...

¡Me rindo, Polo, OK!

Ya desde muy pequeñita, 4 años, supe qué es "sentirse examinada" y todo por mi cabezonería. Desde los 3 años lloraba por ir a la escuela ¿vocación precoz?, ¿niña rarita? o ¿destino inevitable?. No lo sé. El caso es que intentaron llevarme, por salud mental y audiológica de mi familia y vecinos, al cole de monjas local, al no tener la edad... y duré el tiempo de entrar, ver muchos crucifijos y hábitos y comenzar a chillar de nuevo. ¡Lo tenía claro! Si Paulov me hubiese conocido la perrita no se hubiese hecho famosa.

Se pasó al plan B, es decir, mi vecino Pepe, pieza clave en mi destino y cartero de profesión quiso ayudar a la comunidad y habló con Dña. María, maestra en su distrito. Dña. María, abuela de Heidi si Heidi hubiese tenido abuela, me aceptó sólo que faltos de mobiliario debía llevar la sillita, estaban contadas (en esto hemos avanzado poco). Recuerdo que de nuevo el vecindario colaboró en actitud solidaria evitando así males psiquiátricos y de pérdida auditiva: el día que no podía llevarme mi madre, Anita y Rosita, cargaban con la silla. Siempre me pregunté por qué no la dejaban allí, sería quizá para no dejar huellas del "delito".

Yo era feliz, ya no gritaba, ni chillaba. Con mis compañeras (aún no era mixto el cole, perdón, grupo escolar) 16 meses mayor que yo algunas, fui conociendo este mundillo escolar. Dña. María, afable y bienhechora, me tenía sentada a su lado cual mascota para esconderme o agarrarme cuando llegara el señor director. Recuerdo que me decía: "hazlo todo bien, cuida la libreta para que cuando venga no te eche". Venía de vez en cuando y nunca me echó, pero en los años sucesivos el mensaje era "hazlo bien para que no te cambien de curso". Y así un día tras otro hasta que comprendí que ya no me cambiarían de curso porque ese pellizco interior y miedo continuo al examen imprevisto me hizo ser, quizá, la de mejor nota. Pero no repelente, también aprendí desde muy pequeñita a ser agradecida, tenía motivos, incluso con mis compañeras de más edad y con dificultades. Tanto que después me dediqué a este mundo. ¡Y lo mejor de todo! Es un milagro no haber necesitado psicoanalizarme (por ahora) ante tanta tensión a tan temprana edad y ¡con ese mensaje!. La mente es sabia y mi propio sentido común me ha permitido salirme de los renglones alguna que otra vez. ¡Menos mal!

¡Ah! Afortunadamente también sé qué se siente al suspender, probablemente, la semana que viene. Pero sigo siendo cabezota y "siempre quedará Casab... perdón, septiembre" Un poco largo ¿no?

polo dijo...

Lo tuyo, Mariela, creo que es destino inevitable o, más bien, vocación (uno creee bastante poco en eso que llaman destino).

Se puede escribir una historia que se llame "La silla a cuestas". En la enseñanza, como en tantos otros terrenos, la ficción se queda corta ante la cruda... realidad.

Creo que ya faltaba decir "Pórtate bien para que tu profesión sea..." esa que cuentas tú. Lo llevas un poco en la sangre, Mariela, aunque sea por lo vivamente que transmites esos recuerdos escolares.

¡Ah, claro, los exámenes, que de eso iba la cosa! Nuestra querida Escuela Oficial de Idiomas y sus suspensos y sus aprobados, que allá son No Aptos y Aptos. Quién sabe: contamos con el elemento sorpresa, el factor suerte y el valor propio, Mariela.

De largo, nada. Esto me recuerda al final de una de las -para mí- mejores canciones de la historia, "The Magnificent Seven", de The Clash, cuando, a poco de terminar la copla, dice el cantante "Fucking long, innit", y a mí se me hace una canción más bien corta...
.

Alforte dijo...

Que comentarios más jugosos ¡Aquí hay de todo!!!! Para empezar descubro que Squirrel ya era erudito casi desde la cuna ;-) y con el momento Mecano me parto jajaja, si es que eran grandes!!!! no hay nada mas abyecto que los ripios de sus letras!!!!
Navegando entre mis CDs he descubierto un tema incluido en la banda sonora de "El Milagro de P. Tinto" que habla del colegio interpretado por Hinita titulado "Mala Sombra" que no tiene desperdicio y que dice así...
"Cierto un buen señor el colegio se inventó, fue, fue un gran mala sombra que me hace estudiar"
Todo un himno yé-yé con unos coros insuperables.

En cuanto a mi experiencia personal antes de un examen me ponía histérico, y eso me pasó factura en el práctico de tráfico que conseguí a la 3ª.
Semanas antes de la oposiciones sufrí alopecia y preparando un examen en la facultad bebí tanto café para aguantar toda la noche estudiando, que al final me la pasé vomitando.

Bsote

LostinM dijo...

Sencilla y sinceramente... Enhorabuena.

polo dijo...

Alforte: ¡viva la mezcla y el mestizaje! Desde Mecano (¡qué mal han aguantado el tiempo las canciones de este grupo!)hasta El milagro de P. Tinto (¡Ay, qué mala me pareció esta película!).

Curioso que, hasta ahora, nadie haya mencionado su examen de conducir, algo por el que hemos pasado casi todos y no tiene que ver con la vida escolar.

Yo tuve más clases prácticas de conducir que nadie porque empecé con una autoescuela salió desastrosa y me cambié a una nueva que me estuvo corrigiendo defectos aprendidos. Vamos, que fueron un montón de horas y así no fue difícil aprobar. Se pueden dar más detalles, pero diré que el examen tuvo lugar en Córdoba (capital) y que tuve por compañera a una chica valenciana que se examinaba por millonésima vez. Ese día aprobó.

Me gusta mucho la última frase de tu comentario. Así que... besos alfortianos.

[Ayer, salida con compañeros de clase de Francés. Se reunió un montón de gente: éramos cinco (bonito número). Frase oída en el
transcurso de la velada: "Me di cuenta de que, poco a poco, eso cambiaba rápidamente."]
.

polo dijo...

Gracias, LostinM. Tú sí manejas bien la lengua francesa, ¿no?
Un beso.

Marianma dijo...

¡Otra cosa igual! ¿me vas a hablar de exámenes? Mis últimos momentos de antes de dormirme, esos en los que proyectas todo lo que deseas consisten, desde hace ya algún tiempo en A P R O B A R las benditas O P O S I C I O N E S (de los cullonsis). ¿Lo conseguiré antes de jubilarme? me pregunto incesantemente. Yo que estoy hasta la peineta de elaborar y corregir exámenes. ¡Odio los exámenes!, una cosas es estudiar y aprender, esto es positivo te hace crecer, pero todo lo concerniente a examinar o ser examinado/a me parece la actividad más cruel que existe. Produce estrés, y no siempre hace justicia.
¡No a los exámenes!. Te dejo, tengo que estudiar,ya que me examino cuando tú me digas. Porque me lo dirás ¿no? Anda Polito , he sido buena ¿no? jajajajaja
Besicos desde graná con un calor de justicia.

polo dijo...

Polito (je, je, me gusta) responde: según todos los indicios, tu examen será el martes 6. Todos te deseamos lo mejor.

"Exámenes, exámenes, exámenes". No hay ninguna película ni ninguna canción titulada y eso que muchas vidas se enfrentan a exámenes con frecuencia.

Oposiciones, extraño invento del que hablamos más extensamente en otra entrada del blog. Merecen ser llamadas "dels cullonsis", calificativo patentado por la mismísima marianma, toda una autoridad en la materia de oposiciones y otros asuntos más importantes.

Sabemos que cantidad de cosas de la vida no son precisamente justas. A veces, los exámenes, tampoco. Pero hay que decir que la mayoría de los estudiantes -entre los que me incluyo- pasa de estudiar -de aprender- si no han de presentarse a un examen. Así es.

En cualquier quese, te deseo toda la fortuna del mundo.
Que la fuerza te acompañe.
.

profesorestupefacto dijo...

Estimado Sensualista: espero que no le moleste, pero he tomado prestada una imagen de su sitio para mi bitácora. Si no lo tiene a bien, la retiraré. Le invito a que se pase por ésta su casa:
http://profesorestupefacto.wordpress.com/2010/07/05/sonata-de-estio/
... en el resto de mi bitácora hallará ocasión de solaz, espanto o maravilla, según se tercie.
Su inseguro servidor,
El Profesor Estupefacto

polo dijo...

Estimado profesor: agradezco su deferencia al dirigirse a mi humilde persona. No puedo sino rendirme ante su solicitud, por lo que tengo a bien el préstamo de la imagen que representa el retiro de este su también inseguro servidor.

Admirado me confieso del estilo quevediano del que se vale en su espléndida bitácora, solaz de agotados y maravilla de sensibles. Otrosí, hago votos de prestarle visita asaz frecuentemente.

Arrojado de su intervención, se despide s. afmo. y s.s.
sensualista.